agosto 13, 2022

Borrador automático

3 minutos de lectura

Conoce este Pueblo Mágico veracruzano con herencia totonaca
La palabra Zozocolco proviene de un vocablo náhuatl que significa “en los cántaros de barro”; Hidalgo se le añadió en honor al Padre de la Independencia: Miguel Hidalgo. Este rincón veracruzano fusiona lo más bello de la naturaleza con el ambiente colonial y su pasado prehispánico. ¿Nos vamos de viaje?

Anteriormente conocido como Tonatico, una demarcación prehispánica que se ubicaba a orillas del río Apulco que era habitada por poblaciones totonacas totalmente dispersas que no conformaban una gran ciudad. Con el arribo de la comunidad española, Tonatico fue mudado a Tzozocolco y es hasta el siglo XVII cuando se construye el primer inmueble religioso católico, que es dedicado al culto a San Miguel Arcángel.

Zozocolco continúa preservando gran parte de su pasado prehispánico, y aunque muchas personas hablan español, entre ellos se comunican en su lengua, visten de manera tradicional y dentro de su gastronomía rescatan muchos ingredientes utilizados desde hace siglos. Tu recorrido puede iniciar por la Parroquia de San Miguel Arcángel, un hermoso edificio que resalta ya que en sus alrededores verás pura naturaleza. La fiesta patronal es a finales de septiembre y opuesto a otras celebraciones, aquí se conmemora con danzas y el misticismo de su pasado prehispánico. En la plaza del templo de estilo barroco podrás admirar las danzas del Quetzal, los Negritos y los Santiagos, tradiciones que se han ido heredando por generaciones.

El Pueblo Mágico, también conocido como “La Joya del Totonacapan”, es muy famoso por su amplia oferta de atractivos naturales. Después de caminar entre sus calles empedradas y maravillarte con las casas hechas de adobe, toma rumbo al Mirador del Curato, un lugar con vista privilegiada para obtener las mejores fotografías panorámicas y observar el pueblo abrazado por la Sierra del Totonacapan.

Para iniciar la aventura lo imprescindible es ir a la poza “La Polonia”, la Cascada de Guerrero, la cascada “Del Diablo” y los ríos Tehuantepec y Tecolutla. En estas joyas de la naturaleza tendrás la oportunidad de nadar, hacer senderismo por la selva veracruzana y gozar de la tranquilidad única que te ofrecen estos entornos vivos. Si buscas un alojamiento distinto puedes checar el Centro Ecoturístico Los Cántaros del Sol, lugar con zona de campamento y cabañas que ofrece amenidades únicas como baños de temazcal, tours especializados y gastronomía tradicional.

Y como México no se conoce por completo hasta que comes en sus pueblos, en Zozocolco de Hidalgo la cocina regional toma como base algunas de las más grandes delicias del país como la barbacoa, costillitas de puerco, el mole, pulacles, quelites y tamales. No te puedes ir sin probar las gorditas rellenas de plátano, la calabaza en dulce y las refrescantes aguas con fruta natural. Para la casa puedes llevar unos fruteros artesanales, bordados de pita o alguna máscara que se emplea en las danzas tradicionales para adornar alguna de tus paredes.

¿Te animas a conocer Zozocolco de Hidalgo? ¡Un Pueblo Mágico que te va a enamorar con su pasado totonaca y maravillas naturales! Si buscas ir al Tajín, la cultura de Los Voladores y eres amante de la vainilla, tu próximo destinon sería Papantla. Si eres un amante del café y los frutos tropicales, tal vez te enamores un poco más de Xico.

Más historias

2 minutos de lectura
2 minutos de lectura
2 minutos de lectura